Tratamientos Contra Desordenes en la Alimentación

Determinados factores psicológicos predisponen a las personas a desarrollar los trastornos en la alimentación. Las familias o relaciones disfuncionales son un factor. Los rasgos de personalidad pueden también contribuir a estos trastornos. La mayoría de las personas con trastornos en la alimentación tienen baja autoestima, se sienten indefensas y con una insatisfacción profunda por su apariencia.

Hay tres tipos principales de trastornos en la alimentación.

- Las personas con anorexia nerviosa tienen una imagen distorsionada del cuerpo, que hace que se vean gordas incluso cuando están peligrosamente delgadas. A menudo, se niegan a comer, hacen ejercicio compulsivamente y desarrollan hábitos inusuales como rehusar comer delante de los demás, pierden mucho peso y pueden incluso morirse de hambre.

- Las personas con bulimia nerviosa comen excesiva cantidad de alimentos, luego purgan sus cuerpos de los alimentos y las calorías que tanto temen usando laxantes, enemas o diuréticos, vomitando y/o haciendo ejercicio. A menudo, actúan en secreto, se sienten asqueados y avergonzados cuando comen demasiado, pero también aliviados de la tensión y las emociones negativas una vez que sus estómagos están nuevamente vacíos.

- Al igual que las personas con bulimia, aquellas con el trastorno de comer compulsivamente experimentan episodios frecuentes de comer fuera de control. La diferencia es que los comedores compulsivos no purgan sus cuerpos del exceso de calorías.

Es importante prevenir conductas problemáticas para que no se conviertan en trastornos en la alimentación totalmente desarrollados. La anorexia y la bulimia, por ejemplo, suelen estar precedidas de una dieta muy estricta y pérdida de peso. El trastorno de comer compulsivamente puede comenzar con comilonas ocasionales. Cada vez que una conducta alimenticia comienza a tener un impacto destructivo en el desempeño de las funciones de una persona o la imagen de sí misma, es hora de consultar a un profesional de la salud mental altamente capacitado, nuestra Fundación además de un tratamiento personalizado y comprometido tiene posee una gran fortaleza en la interiorización de valores espirituales con los cuales la persona aprende a trascender y elegir mejores pautas de vida.

Hay características específicas vinculadas con cada uno de los trastornos. Por ejemplo Las personas con anorexia tienden a ser perfeccionistas, mientras que las personas con bulimia son a menudo impulsivas. Los factores físicos como la genética también desempeñan un papel importante para poner en peligro a las personas.

Los trastornos de la alimentación evidencian un entrecruzamiento de factores biológicos (genética, disfunción de las vías de los neurotransmisores, disfunción del sistema opioide, etc.) y del desarrollo individual, familiar y social; cada uno de los cuales tendrá mayor o menor implicancia según el caso en particular del individuo. El DSM-IV (Manual de Diagnóstico Estadístico de los Trastornos Mentales 4ª Edición) clasifica los desórdenes alimentarios en:

Anorexia Nerviosa
- Tipo restrictivo
- Tipo compulsivo/purgativo

Bulimia Nerviosa
- Tipo purgativo
- Tipo no purgativo

Trastornos de la Conducta alimentaria no especificado.
Además existen cuadros independientes como:
Trastornos por atracón (comedor compulsivo)
Síndrome del comedor nocturno
(Ansiedad vespertina, hiperfagia nocturna, anorexia matinal e insomnio).